Refresh Esteiro

Partimos de un piso de los años 60, que se encontraba deshabitado desde hacía más de cinco y el cual no se había reformado desde su construcción.

Sus dueños nos pidieron un refresh con la voluntad de poder alquilarlo y cuya máxima debía ser un proyecto de bajo coste.

Así, actuamos en primer lugar en el plano del suelo, utilizando una tarima flotante de un color madera intermedio que haría de denominador común de todo el apartamento, así como un color neutro para las paredes, resaltando la carpintería interior en blanco. Se mantuvieron todos los aparatos sanitarios originales de cerámica blanca que preservarían el carácter original de la vivienda, aportando el color los accesorios.

Con respecto al mobiliario, con la mínima inversión creamos dos espacios adyacentes de salón y comedor y un dormitorio.